Modo de Uso

Moja muy bien tu rostro, toma la cantidad de limpiador del tamaño de una almendra y frótalo entre tus manos hasta generar espuma. Masajea todo tu rostro con movimiento circulares ascendentes y enjuaga muy bien con abundante agua.

Úsalo en la mañana y en la noche.