Haz tu rutina de piel más efectiva completamente gratis

Texto original por INTOTHEGLOSS.

Cuidar la piel requiere de tiempo y dinero. Tiempo para escoger y probar los productos que mejor te funcionen y dinero, pues los productos realmente buenos pueden ser bastante costosos (no todos). El mercado está lleno de productos y cada día salen muchos más, así que seguirle el rastro a los que son realmente buenos sin malgastar tu dinero es un poco complicado y más aún con tantas reseñas y recomendaciones de personas que les está funcionando un producto, pero que quizá, no sea el recomendado para ti. Por eso, la manera más sencilla de hacer tu rutina de cuidado de piel más efectiva es comenzar con lo que ya tienes en casa y siguiendo estos 7 consejos que te daremos a continuación, te aseguramos que le sacarás el mejor provecho.

 

  1. Primero que todo: Leer las instrucciones

¿Cuándo fue la última vez que leíste las instrucciones de un producto? Si un producto te asegura su eficacia, esta teoría debe estar respaldada por una correcta aplicación. Las instrucciones te dirán por cuanto tiempo debes dejar el producto aplicado y cada cuanto usarlo para obtener mejores resultados. Esto también ayudará a prevenir malas reacciones por el uso incorrecto del producto y quizá darte una nueva idea de cómo usar tu producto. 

No todos los productos son creados de la misma manera, así que hasta los expertos en cuidado de la piel con un montón de años de experiencia pueden sacarle provecho a leer las instrucciones antes de proceder con la aplicación.

 

  1. Sigue el orden de aplicación de los productos

Las rutinas de cuidado de piel son pura absorción. Cuando los productos no pueden penetrar entre sí, no van a llegar hasta tu piel. Hay explicaciones mucho más profundas sobre el orden correcto de aplicación de los productos, pero aquí te lo contamos rápidamente. Después de la limpieza, debes aplicar el producto más líquido o a base de agua primero que cualquier otro. Los tónicos con ácido o productos que sean para balancear el pH, deben ir en la piel limpia. Lo siguiente es algún sérum o tratamientos para el acné, luego contorno de ojos y luego la hidratante. Si necesitas más hidratación y lo prefieres, puedes terminar con un aceite. Si el aceite es tu héroe, aplícalo en la piel húmeda para sellar esa humedad antes de que se evapore y no apliques nada mas (solo bloqueador). Los aceites que son aplicados antes de los productos a prueba de agua, como tónicos, sérums e hidratantes actúan como una barrera que reduce la efectividad de estos productos. 

Para el día, la protección solar SIEMPRE debe ser el último paso en tu rutina. También es muy importante aplicarlo sobre la piel seca, si tu hidratante no se ha secado, puede haber una mala combinación de componentes e incluso, disminuir la efectividad de la protección.

 

  1. Omite el pomito de algodón y aplica directamente los productos líquidos en la piel

Sabemos que dijimos que hay que seguir las instrucciones, pero si tu piel está limpia, no hay una razón valiosa para aplicar el tónico con un pomito o algodón. Los pomitos no solo son un desperdicio para el medio ambiente, sino que también absorben los productos, lo que significa acabar más rápido tu costoso tónico o lo que sea que apliques con él. Aplica directamente el tónico en tu rostro o aplica unas cuantas gotas en tus manos y distribúyelas por el rostro con los mismos toques que harías con un algodón y esperando a la total absorción.

 

  1. Combina ingredientes que se ayuden entre sí

Ve a tu baño o tocador y pon en una fila todos los productos para el cuidado de tu piel que tengas, TODOS. Te sorprenderás al saber que si juntas algunos de esos y los combinas, mejorarás tu rutina al 100%. Algunos ingredientes trabajan en simbiosis, complementándose entre sí y haciendo los resultados más visibles. Divide tus productos en día y noche y prueba como te funcionan mejor. Un ejemplo, si usas vitamina C, deberías usarla en las mañanas, debajo del protector solar. Los antioxidantes en la vitamina C ayudan a que tu protector solar funcione mejor y el protector solar evita que tu piel desarrolle hiperpigmentación. De noche combina tu mejor tónico o ácido con un súper hidratante para mantener la capa protectora de tu piel intacta.

 

  1. No satures tu piel

Hay tantos productos provocativos en el mercado, que es normal querer comprar y usarlos todos, pero a veces, entre menos, mejor. Aplicar exfoliantes o tónicos que tengan ácidos pueden ser demasiado agresivos para tu rostro, así que debes tener mucho cuidado con los ingredientes en tus productos abrasivos. Los productos para tratar el acné deben usarse solos y por el tiempo que tu dermatólogo lo indique, evita auto medicarte o comprar algo solo porque a alguien más le funcionó. Cada piel es un universo diferente y recuerda que las rutinas de piel son todo sobre prueba y error.

Lo importante de comenzar una rutina para la piel es saber qué quieres alcanzar con ella: hidratación, brillo, suavidad, reducción de acné o poros abiertos, lo que sea, de esto dependerá los productos que adquieras, el tiempo de uso, cómo los mezcles y la efectividad de tu rutina, si todos trabajan para un mismo objetivo.

 

  1. Asegúrate que nada te esté brotando la piel

¿Esta fue la razón para empezar una rutina de piel? Quizás la razón de tu acné o brote no sea tu rutina o tus productos, sino los hábitos diarios que deberías comenzar a cambiar. Lo principal es la lavarte las manos y ser súper cuidadosa con todo lo que pones en tu rostro. Eso incluye tu celular, ¿lo llevas contigo al baño? También hay que desinfectarlo, junto con sus carcasas. Así alejarás las bacterias de tu piel.

 

  1. Dale un mes completo a tus productos antes de juzgarlos 

La paciencia lo es todo y un mes es el tiempo suficiente para comprobar si ese producto si está haciendo algo por tu piel antes de dejarlo de lado. Sabemos que quieres que ese nuevo producto que compraste y al cual le has puesto toda tu fe te de la piel soñada y te haga ver espectacular cada día, pero aún si el producto es bueno en sí, solo lo sabrás en un mes. 30 días es el tiempo estándar de oro para probar productos, pues eso se tarda la piel en renovarse completamente, o sea, en que las células de la superficie estén completamente renovadas en comparación al mes anterior. Aunque hay señales que no deben esperar todo un mes, por ejemplo, si un producto te brota o te da reacciones que nunca antes habías tenido, debes parar su uso de inmediato. Pero si todo va bien, debes ser consistente y paciente, quizá en un mes, tengas los resultados soñados.


Ya lo sabes, Babe, con estos tips puedes darle un nuevo significado a tu rutina de cuidado de la piel y mejorarla sin tener que gastar más. 


Dejar un comentario