Los rituales que nos hacen ser. By: Skincare para dummies

Porque la vida son los detalles de la cotidianidad
 
Skincare para dummies
 By: SkinCare para Dummies

Somos lo que hacemos cada segundo de nuestros días. Somos nuestra cotidianidad. Nos componemos de los detalles que conforman nuestra rutina y cuando hacemos conciencia de esto entendemos que la vida es más simple de lo que pensamos, y que tenemos dentro de nosotros el poder de hacer con ella lo que siempre hemos deseado.

Les voy a contar la historia de cómo empezó mi amor por el cuidado de la piel y el cuerpo. Sabía que tenía que cuidarme porque otras personas mayores me lo decían: “cuídate la piel para que no te arrugues cuando estes grande”, “echate antisolar para que no te salgan manchas como las mías”... y se convirtió en parte de mi rutina diaria más por un deber ser que por algo que me gustara hacer.

"Cuidarme todos los días significa amarme todos los días, escogerme, reconocerme frente al espejo como la mujer que soy sin pretender ser alguien distinto"

Pero con los días empecé a notar que algo mágico pasaba cuando ponía mi atención plena en mi rutina de cuidado. Empezaba a hacer cada acto con amor, mucho amor. Y ahí entendí lo que es verdaderamente un ritual. Porque para hacer un ritual no se necesita nada distinto a tener una intención; y la mía era cuidarme.

Mis días se volvieron más especiales cuando entendí el poder que tenía la rutina de cuidado en mi día a día, porque ese momento, era mi momento de meditación y conversación conmigo misma.

Cuidarme todos los días significa amarme todos los días, escogerme, reconocerme frente al espejo como la mujer que soy sin pretender ser alguien distinto. Mi rutina de piel y de cuidado me hizo entender que todas las rutinas se pueden convertir en un ritual cuando ponemos una intención en ellas. Cuando nos permitimos estar presentes en este momento con cuerpo, alma y pensamiento. Cuando decidimos entregarnos a la cotidianidad para hacer de ella, un momento perfecto.

Porque para hacer nuestra vida especial y significativa no tenemos que vivir momentos extraordinarios, raros y salidos de lo normal… sino al contrario. Lo que hace nuestra vida maravillosa y mágica es lo que hacemos día a día. Las cosas del diario que decidimos hacer con amor y los momentos que sacamos para estar con nosotros mismos.

Esta es la vida. Una composición de los detalles y los rituales que nosotros mismos escogemos vivir.


Dejar un comentario