HIDRATACIÓN vs HUMECTACIÓN

¿Sabes lo que tu piel realmente necesita? Estos dos conceptos tan diferentes son fáciles de confundir por la alta demanda de productos para la piel en el mercado. Conoce la diferencia e identifica cual es el producto para la necesidad de tu piel.

HIDRATACIÓN

(Poner agua en la piel)

Es la capacidad que tiene la piel de absorber y retener el agua. Esta se desarrolla en las capas más profundas y es necesaria para que las células cutáneas cumplan sus funciones vitales. Una piel hidratada es luminosa, elástica y suave.
El agua desempeña un papel fundamental para garantizar que tu piel se mantenga saludable y radiante. Entre el 15 y el 20% del agua de nuestro cuerpo se encuentra en la piel, pero ese porcentaje va disminuyendo con la edad, porque perdemos la capacidad de retenerla. 
¿Qué productos usar?
Para hidratar la piel de forma natural y desde adentro  sin necesidad de usar algún producto, debes comer alimentos ricos en ácidos grasos y tomar mucha agua.
Existen productos como sueros y cremas hidratantes a base de agua y activos de densidad ligera como ácidos, niacinamida, aloe, ácido hialurónico, entre otros, que te ayudarán a cubrir esta necesidad. 
Estos productos están diseñados para actuar en las capas profundas de la piel y por lo general, contienen sustancias activas como vitaminas, sales, minerales, etc. Usar diariamente productos hidratantes ayuda a retrasar el envejecimiento.
 
TIP: Si tu piel es opaca es posible que esté deshidratada, así que es momento de aplicar una hidratante. 
HUMECTACIÓN
(Poner aceite en la piel)
Consiste en atrapar, sellar y mantener la humedad que construye la barrera cutánea de la piel. Su acción trabaja de forma más superficial que la hidratación, pero esto previene la pérdida de agua, aumenta la protección y asegura que la piel este más tersa y suave.
Básicamente, al humectar la piel se crea una capa protectora que ayuda a mantener su humedad natural.
TIP: Si sientes tu piel muy seca al tacto quiere decir que carece de aceite, que sus células no son capaces de mantener esa humedad natural y lo que necesitas es: humectación.
¿CUAL DEBO USAR?
NO HAY QUE ESCOGER
Ambos funcionan en conjunto, aportando (hidratación) y manteniendo 
(humectación) la humedad en la piel, logrando así la piel
radiante y saludable que todos queremos
LO MEJOR DE DOS MUNDOS

Dejar un comentario